Marzo 23, 2021 | Business Strategy

 

by José A. Miranda, Luz María Ávila

La demanda de nuevos contenidos audiovisuales abrirá nuevas oportunidades de flujos de ingresos.

 

5G traerá un enorme crecimiento esperado del negocio audiovisual para los próximos años, lo que multiplicará los flujos potenciales de ingresos.

La industria del entretenimiento ha sido una de las más dinámicas a nivel global durante los últimos 40 años, algo que se ha visto reflejado en que al menos tres de las mayores fusiones o adquisiciones durante ese tiempo han sido llevadas a cabo por grandes empresas pertenecientes a este sector.

Sin duda, el desarrollo de la tecnología y el desarrollo continuo de la infraestructura tecnológica y de las conexiones son los factores que están permitiendo incrementar los flujos de datos, y la calidad y cantidad de los contenidos que se están entregando a los consumidores.

De ahí que la llegada del 5G sea un factor disruptivo que acelerará un cambio sin precedentes en la industria, consolidando la entrega de nuevos contenidos audiovisuales, lo que permitirá generar nuevos servicios y duplicar el volumen del negocio global de servicios de media durante los próximos 10 años, según Ovum.

Esta transformación del negocio del entretenimiento estará articulada, por un lado, sobre la consolidación del video, ya sea a través de la interacción de los contenidos con los consumidores vía streaming, o por la consolidación del video como formato publicitario; y, por el otro, el móvil como dispositivo de distribución.

Esto se verá reflejado en un incremento de hasta el 80% de los ingresos de video streaming hasta 2025, solo en los tres mercados principales a nivel global, US, China y UK, siendo estos crecimientos mayores en otros mercados menos maduros.

Ante este enorme crecimiento esperado del negocio audiovisual para los próximos años, aparecerán nuevas compañías en el mercado que ofrecerán nuevos servicios, mientras otras consolidarán sus posiciones actuales.

Estas nuevas compañías permitirán mejorar las experiencias de los consumidores en entornos de Videojuegos, Medios, Realidad Aumentada y Realidad Virtual, entre otros. Y permitirán grandes  avances en Movilidad, Biotecnología y Medicina, entre otras industrias.

Ante este nuevo escenario, se esperan nuevas consolidaciones de empresas a través de fusiones o adquisiciones durante los próximos 3 años en la industria del Entretenimiento y Medios.

Y el reflejo de este cambio se podrá percibir de una forma muy clara en la distribución de las inversiones publicitarias que las compañías dirigirán durante los próximos años.

Los medios no conectados no han sido capaces de ofrecer los contenidos que demandan las audiencias jóvenes, dificultando el desarrollo de una estrategia de monetización de nuevos flujos de ingresos a corto y medio plazo.

Mientras en 2018 la inversión publicitaria digital superaba el 50% en algunos mercados como UK, USA o Noruega, en los países con mayor potencial de desarrollo solo se superaba ligeramente el 35% en casos muy concretos, aunque de manera generalizada se situaba entre el 25% – 30%. Sin embargo, la pandemia del coronavirus ha acelerado tres años la transformación de los presupuestos de medios desde los puntos de contacto tradicionales hacia los canales digitales, principalmente, audiovisuales.

Bajo este contexto, aunque la pandemia del coronavirus incrementó el consumo de televisión en todas sus variantes, los canales no conectados no han sido capaces de captar y retener a las audiencias jóvenes (y no tan jóvenes), ya que los contenidos ofertados por las grandes cadenas de televisión no generan el nivel de atracción suficiente para este segmento tan importante dentro de la industria de Medios y Entretenimiento.

Además, al no estar digitalizadas, estas compañías no han aprovechado este momento de gran demanda incremental, por lo que no han recogido información de los usuarios que permita entender mejor los intereses  de los consumidores, lo que dificulta en exceso el desarrollo de una estrategia de captación y monetización de nuevos flujos de ingresos a corto y medio plazo.

En el lado contrario, las plataformas de video streaming como Netflix, Prime Video o HBO; las compañías tecnológicas como Twitch, Youtube, TikTok, Facebook o Amazon; o las plataformas de audio como Spotify, entre otras, han empleado este momento para capitalizar esta demanda extra e identificar nuevas oportunidades de negocio entre sus usuarios.

De esta situación se verá una mayor agresividad comercial de las compañías tecnológicas a través de un discurso basado en fortalecer la estrategia audiovisual… digital. Y, en todos los casos, estas organizaciones verán incrementados sus ingresos, ya sean a través de suscripciones, publicidad o de acuerdos con terceros para la venta de nuevos productos o servicios, lo que cambiará definitivamente el marco actual de la industria de medios y entretenimiento hacia un modelo mayoritariamente digital.

Sin duda, la pandemia aceleró el cambio, pero no cambió nada que no se hubiera tenido que haber iniciado previamente.

La clave se encuentra en la digitalización de los procesos, los cuales permitan recoger y gestionar los datos de forma continua y desarrollar las estrategias de negocio con base en las demandas de los usuarios. Y las demandas de éstos se concentran, mayoritariamente, en el consumo de contenidos audiovisuales.

Adaptar estos contenidos a los nuevos hábitos de consumo, es decir, a través de dispositivos móviles, más cortos y ágiles, y con una mayor interacción, permitirá entregar mejores soluciones a los potenciales usuarios. Pero esta adaptación de los contenidos incluye también a los grandes eventos deportivos como la Champions League, NBA o NFL, entre otros, los cuales comienzan a perder interés entre las audiencias jóvenes, afectando a los ingresos por la venta de derechos de televisión y a los patrocinios deportivos.

Se abre el momento de desarrollar estrategias audiovisuales, y la oportunidad es enorme, pero no todos los jugadores van a poder participar de los nuevos flujos de ingresos. Y ya empieza a ser tarde para algunos.

 

José A. Miranda es Managing Partner en Naawa, Luz María Ávila  es Marketing Solutions Partner en Naawa.

Copyright © 2021 Naawa Consulting. Todos los derechos reservados.

 

Descarga el artículo completo en PDF aquí: 

[ninja_form id=”26″]

“We want to become the best valued partner to our clients based on helping companies to lead sustainable growth by inspiring talented challenging minds.”